Foto banner de

Servicios

La terapia respiratoria consiste en la utilización de  diversas prácticas y métodos que se aplican, en conjunto con medicamentos, a pacientes con patologías respiratorias (agudas o crónicas), cardiovasculares, neuromusculares y anomalías de la caja torácica (agudas o crónicas).

La aplicación de estos métodos mejoran y fortalecen el sistema respiratorio y, por ende, mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Se utilizan diferentes técnicas como fisioterapia pulmonar, oxigenoterapia, aerosol terapia, humidificación de las vías aéreas, espirometría, oximetría de pulso, entre otras.

Los laboratorios de función pulmonar son una pieza clave para el manejo diario de los problemas respiratorios en niños, en razón a que muchos son crónicos y se inician en la edad pediátrica.

Medir la función pulmonar es una técnica novedosa que permite una serie de maniobras respiratorias diseñadas para calcular la cantidad de aire contenido en los pulmones, así como su movilidad dentro y fuera de ellos, para confirmar o descartar problemas respiratorios.

Beneficios de la terapia respiratoria

Para el tratamiento de enfermedades respiratorias crónicas como el EPOC, asma, bronquiectasias, enfisema, fibrosis pulmonar, entre otras, lo más conveniente según los especialistas es la terapia respiratoria, la cual contribuye a mejorar las condiciones de salud del paciente.

Otro de los beneficios que brinda la terapia respiratoria es que ésta puede realizarse tanto en hospitales como en el hogar, siempre pensando en la comodidad y bienestar del paciente.

Ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas y a calmar sus síntomas, de forma que cumplan adecuadamente con sus funciones físicas y emocionales que les permita integrarse nuevamente a la sociedad.

Suscríbase a nuestro
Boletín de noticias

*** Un correo de validación será enviado.
Conozca nuestra política de tratamiento de datos.